Archivo para mayo, 2011

Dejan cuerpos mutilados en Tlajomulco, Jalisco

Posted in Amputaciones, Cadáveres, Crimenes, Decapitaciones, Ejecuciones, Mutilaciones, Torturas with tags , , , , , , on 27 mayo, 2011 by tanatopracticos

Se aca­ba­ron los ta­pu­jos, car­ni­ce­ría hu­ma­na a ojos de to­dos.

Los ca­dá­ve­res de tres hom­bres mu­ti­la­dos con sus ex­tre­mi­da­des y ca­be­zas dis­per­sas en la ca­lle, fue­ron en­con­tra­dos en una ca­lle de la Co­lo­nia Las Ama­pas, en Tla­jo­mul­co de Zú­ñi­ga.

Es el pri­mer ca­so en Ja­lis­co al “es­ti­lo mi­choa­ca­no”: frag­men­tos hu­ma­nos ti­ra­dos en lu­ga­res pú­bli­cos. An­te la ava­lan­cha de eje­cu­cio­nes y la dis­pu­ta por la Pla­za de Gua­da­la­ja­ra, por el cri­men or­ga­ni­za­do, las cor­po­ra­cio­nes po­li­cia­les han si­do re­ba­sa­das, la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de Jus­ti­cia del Es­ta­do no ha arres­ta­do a nin­gu­na per­so­na en re­la­ción a los crí­me­nes y nar­co­mu­ti­la­cio­nes que des­de el mes pa­sa­do han azo­ta­do la zo­na co­nur­ba­da.

Fra­ca­só su reu­nión de “in­te­li­gen­cia y coor­di­na­ción” en­tre po­li­cías mu­ni­ci­pa­les y la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca pa­ra tra­tar de fre­nar que el nar­co to­ma­ra la ciu­dad co­mo “cam­po de ba­ta­lla”.

El te­rro­rí­fi­co rom­pe­ca­be­za hu­ma­no fue lo­ca­li­za­do al­re­de­dor de las 7:05 ho­ras por ve­ci­nos cuan­do sa­lían a tra­ba­jar de la pri­va­da To­bías, en su cru­ce con Ca­po­mo, se to­pa­ron con una ima­gen que no ol­vi­da­rán en su vi­da: tres tron­cos con hu­ellas de tor­tu­ra, bra­zos, pies y ca­be­zas es­par­ci­dos en­tre la ban­que­ta y em­pe­dra­do de To­bías; dos de los bus­tos te­nían pin­ta­do un nar­co­men­sa­je que de­cía: “At­.t.e La Re­sis­ten­cia”; au­to­de­no­mi­na­do así, uno de los gru­pos que jun­to a otro que han lla­ma­do “Los Tor­ci­dos” des­de el pa­sa­do mes han pro­ta­go­ni­za­do una au­tén­ti­ca car­ni­ce­ría hu­ma­na, al mu­ti­lar a sus víc­ti­mas y em­pa­que­tar­las en bol­sas, edre­do­nes o co­bi­jas ama­rra­das, y que aho­ra, pe­se a que sí se en­con­tra­ron bol­sas ne­gras y co­bi­jas, aho­ra los si­ca­rios sim­ple­men­te des­ta­pa­ron los pa­que­tes y des­pa­rra­ma­ron ex­tre­mi­da­des y ca­be­zas; fo­ren­ses ten­drán que ar­mar el rom­pe­ca­be­zas hu­ma­no co­mo par­te de la po­si­ble iden­ti­fi­ca­ción de los oc­ci­sos.

Es el pri­mer ca­so en Ja­lis­co al “es­ti­lo mi­choa­ca­no”, pues fue en el Es­ta­do ve­ci­no don­de co­men­za­ron a re­gis­trar­se es­te ti­po de eje­cu­cio­nes acom­pa­ña­das de mu­ti­la­cio­nes en lu­ga­res pú­bli­cos. Los tron­cos en­con­tra­dos hoy te­nían hue­llas de tor­tu­ra, las ca­be­zas te­nían los ojos y bo­ca en­cin­ta­dos con cin­ta co­lor pla­ta. Al­gu­nas he­ri­das pa­re­cían cau­te­ri­za­das, co­mo si las hu­bie­ran cor­ta­do con una sie­rra, pe­ro otros se ven tan mal­tre­chas tal vez cor­ta­das con se­rru­cho o cu­chi­llo. Dos ho­ras des­pués del ha­llaz­go, se pre­sen­tó per­so­nal de Ser­vi­cio Mé­di­co Fo­ren­se, el cual se sa­be no se da abas­to con tan­to tra­ba­jo en ma­te­ria de cri­mi­na­lís­ti­ca, de­bi­do al in­cre­men­to lo que el pro­pio Pro­cu­ra­dor de Jus­ti­cia del Es­ta­do, To­más Co­ro­na­do Ol­mos, lla­mó “el año de las eje­cu­cio­nes”.

Una muerte en Haití con premio

Posted in Crimenes, Varios with tags , on 26 mayo, 2011 by tanatopracticos

Esta imagen fue tomada por el fotorreportero Paul Hansen y resulto premiada en la ultima edición de los premios SPoY (Premios Suecos a la Foto del Año). Muestra el cadáver de Fabienne Cherisma, de 15 años, asesinada por la policía el 19 de enero del 2010 en Haiti. La chica, que trabajaba en un puesto de venta callejero, fue asesinada por la policía durante un tiroteo con unos saqueadores.

Curiosidades sobre la incineración

Posted in Varios with tags on 17 mayo, 2011 by tanatopracticos

La temperatura de las incineradoras alcanza los 1.000° C y se consigue con gas natural. A pesar de esos altos niveles de calor, se requieren varias horas para completar una cremación, aunque también depende de si el difunto es obeso, ya que la grasa corporal combustiona más fácilmente.

Un cuerpo en el río Tuxpan

Posted in Cadáveres, Descomposición with tags , on 17 mayo, 2011 by tanatopracticos

El cuerpo de una persona fue encontrado flotando una noche en las aguas del río Tuxpan. El cadáver presentaba avanzado estado de descomposición. Acudieron al lugar diversos cuerpos policiacos a tomar conocimiento, así como la Agencia del Ministerio Público.

El macabro hallazgo fue realizado a través de una llamada telefónica anónima a la policía, la cual, alertó de un cuerpo que flotaba en la ribera del río a la altura de la Comisión Federal de Electricidad. Los agentes de policía se apersonaron en el lugar y, al corroborar que esto era cierto, dieron aviso a la Agencia del Ministerio Público del Fuero Común, misma que se presento al lugar de los hechos minutos más tarde.

El cuerpo fue encontrado boca abajo, a un costado y cerca del casco de la embarcación “Zorro Blanco” la cual se encuentra frente a CFE.

Debido a la inaccesibilidad de esa zona, lo cual dificultaba el rescate, se llamó a personal del agrupamiento marítimo de la SSP, mismos que rescataron el cadáver. Para que el cuerpo pudiese ser sacado por personal de la funeraria “Rivas” fue dejado en un muelle que se encontraba unos metros adelante.

Alejandro Celerino Rivas Campos, Agente Segundo del Ministerio Público, dio fe de los hechos, asistido por el oficial secretario Miguel Pérez Aldaco y el perito criminalista Modesto Cesáreo Zumaya, mismos que realizaron diversas diligencias de rigor.

De esta forma el cuerpo fue llevado a funerales “Rivas”, donde se le practicó la autopsia de rigor. La cual arrojó anoxia por sumersión, es decir, se ahogó. Por otra parte la filiación del infortunado sujeto, corresponde a una persona del sexo masculino, complexión delgado, cabello negro, corte tipo militar, vestía un pantalón de mezclilla azul, y unas botas de trabajo.

Durante el día se pensó que sería reclamado por sus familiares, pero no fue así, por lo que en unas horas sería mandado a la fosa común.

Pierde parte de su brazo en posible ataque zombie

Posted in Zombies with tags on 9 mayo, 2011 by tanatopracticos

Lees algo así y, automáticamente, piensas “¿qué nos están ocultando?” y “¿por qué nos dijeron que no existían?”.

Situémonos: Nueva Orleans, EE.UU. (en cierto modo no podía ser en otra ciudad). Joseph Lancellotti, jubilado de 67 años, escucha gritos que llegan de su jardín, mira por la ventana y ve a un tipo que, torpemente y enajenado, camina por su propiedad.

Lancellotti se dirige hacia él para saber qué le pasa. No comprende lo que grita el sujeto porque no entiende esa mezcla de español y gemidos que emite su boca, así que se acerca cada vez más armado de un rastrillo, por lo que pueda pasar.

Sin embargo ni él ni nadie podía adivinar lo que pasaría a continuación. El enajenado se lanza contra Joseph, le hinca los dientes en el brazo, le arranca un pedazo de carne y se lo traga.

Lancellotti cae al suelo y, acto seguido, su atacante se tira sobre él, privándole de movimientos.

Afortunadamente es en ese momento cuando Chantal Lorio, podóloga y vecina de Joseph aparece en escena. Había visto desde su ventana a su vecino tirado en el suelo con un tipo que gritaba encima y pensó que lo que estaba pasando era que a Lancelloti le había dado un ataque al corazón y le estaban reanimando.

Claro está, cuando vio un charco de sangre en el jardín se dio cuenta de que la cosa era más grave, golpeó al atacante y liberó a la presa de su depredador.

Ya con la situación dada la vuelta, ambos vecinos trataron de calmar al enajenado, que al poco tiempo se fue de allí y se puso a dar vueltas alrededor de un coche de policía.

El zombie en cuestión resultó ser un tal Mario Vargas que, por cierto y para añadir más suspense a la historía, cuarenta y cinco minutos antes del ataque había abandonado un hospital después de ser tratado por una “lesión” en la mano.

Los portavoces del hospital donde estuvo Vargas no han querido declaradar nada al respecto amparados en las leyes de privacidad.

Total, que creo que unos cuantos ya estamos un pelín acojonados: por lo que a mí respecta tengo un par de amigos que deben estar ahora mismo volando hacia Nueva Orleans por Semana Santa. Les recibiré a la vuelta con un lanzallamas (por lo que pueda pasar).

John Brian y la muerte derrotada

Posted in Animales, Mutilaciones, Operaciones y cirugías, Varios with tags , , , on 9 mayo, 2011 by tanatopracticos

HOLGUIN.- Un can de pelea fue dramático eje de esta historia. Animal diseñado genéticamente para combatir, el Stafford Chaire Terrier es, siempre, un arma terrible de afilados dientes y tremenda fuerza, una biomaquinaria para matar…
Cuando ataca su furia es inaudita. Los ojos inyectados de sangre, la boca llena de espuma y saliva gruesa…Nada entonces lo detiene. Clavará una y mil veces los colmillos, fijará como tenazas las mandíbulas. No dejará escapar la presa, hasta que esta sea una masa amorfa, triturada, desgarrada, muerta.

Generalmente, por instinto, no hace objeto de su ira al hombre. Pero si un día lo convierte en presa, muy pocos pueden contar sin mutilaciones la experiencia. Más, si su víctima es un niño y pequeño, escalofría tan solo el imaginarlo.
Eso ocurrió con el inquieto y vivaz John Brian Núñez Ramírez, de cuatro años, vecino del barrio de Punta Gorda, de la ciudad de Moa, capital de la minería niquelífera cubana, el 20 de enero último.
En tan terrible trance lo colocó una apetitosa guayaba, que pretendió alcanzar. No vio el inmenso peligro que acechaba en la cercanía del Guayabo. No lo conocía tampoco. Sus ojillos alegres e inocentes solamente miraban el fruto incitante. Pero…
AL FILO DE LA MUERTE
En estado sumamente comprometido para su vida, llegó al pediátrico provincial Octavio de la Concepción, de la ciudad de Holguín. Ya había recibido los auxilios iniciales en el hospital doctor Guillermo Luis Fernández Hernández-Baquero, de Moa. Una lucha sin cuartel por salvarle la vida había iniciado. Casi cinco meses pasados, el triunfo de la ciencia se convirtió en certeza. La muerte era derrotada.
“¡Yo tenía pelos! Un perro se los comió”, dijo juguetón a mi colega Lourdes Pichs, del semanario ¡Ahora!, John Brian unas horas antes de que lo retornaran a ese, el terruño de tierra rojiza que habita con sus padres.

CONTRA LA PARCA
La magnitud de las heridas, en particular el arrancamiento literal de gran parte del cuero cabelludo (que dejó al desnudo el cráneo en buena medida) y de parte del pabellón auricular derecho, planteó una situación inédita, máxime cuando no se localizó referente alguno en la literatura médica que permitiera orientarse.
Había que actuar con suma rapidez y precisión, experiencia y profesionalidad. Cada minuto era importante. Cráneo expuesto, mucha sangre perdida, la posibilidad de infecciones oportunistas, traumas físico grave y psicológico, así lo exigían.
Durante dos meses y días, la lucha se centró en preservarle la vida, amenazada al límite varias veces por sepsis, desnutrición y hepatitis séptica.
Para el doctor Luis Rodríguez, jefe de Terapia Intensiva, es “una experiencia única”, por la cantidad de tejido perdido por el niño, por las complicaciones del cuadro clínico.
Pero ya medianamente estabilizado, correspondió a los Caumatólogos entrar en acción. Cubrir el cráneo expuesto para impedir la necrosis ósea era el camino ante los especialistas Jorge Márquez y Jorge González.
La técnica quirúrgica aplicada, compleja y paciente para permitir la granulación del tejido, consistió en la apertura de multitud de pequeñas perforaciones y canales de comunicación entre ellos, para facilitar injertos de piel.
Cuatro sesiones quirúrgicas, en medio del delicado estado del niño, devinieron desafío.
Aún con una escasa granulación realizaron un primer intento exitoso con tejido del padre, que posibilitó crear las condiciones para el implante definitivo con piel de los muslos de John Brian, conseguido satisfactoriamente.
Entonces se respiró con alivio. La vida del niño estaba asegurada. EN CASA
John Brian es alegría. De nuevo el solecito del hogar. Vital, travieso, sin plena conciencia del drama por vivido, está de nuevo en casa. Un día sabrá aquilatar el inmenso esfuerzo realizado para preservarle la existencia, del amor de los trabajadores de los servicios de Terapia Intensiva y Caumatología, de las enormes preocupaciones generadas, del sufrimiento de mamá y papá. Ahora el sonríe y habla del “perro que le voló encima” con la inocencia de sus cuatro años. Él no sabe…Mientras, hechos similares pudieran repetirse.