Super Special Halloween Post: ¿De dónde salieron las historias de zombies?

El vudú tuvo su origen en África, pero con el mercado de esclavos hacía América llegó a Haití. Aunque oficialmente, los colonizadores prohibieron su práctica, ésta siempre se mantuvo en secreto.

En el siglo **, el dictador Duvalier convirtió el vudú en la religión oficial de Haití, valiéndose de ella para amedrantar y someter al pueblo. Según las creencias, el que conoce el arte del vudú se comunica con los espíritus o loas, adquiriendo el poder para resucitar a los muertos y controlarlos (los zombis). Según esta religión existen dos tipos de zombi: el alma sin cuerpo y los cuerpos sin alma. Los practicantes de la magia negra pueden apoderarse del alma de las personas y transformarlos en muertos vivientes.

El zombie y las creencias
De acuerdo con esta religión un hechicero vudú, bokor o houngan es capaz mediante un ritual de resucitar a un muerto, el precio que pagaría éste sería el sometimiento de su voluntad a la persona que los devuelve al mundo de los vivos. Indepedientemente de estas creencias, muchos científicos se sintieron intrigados por este fenómeno y lo estudiaron.

Investigaciones
Hacia 1937, Hurston se interesó por los rumores existentes que afirmaban que los zombis no eran fruto de la fantasía, sino una realidad. Aunque sospechó la intermediación de drogas psicoactivas no pudo encontrar datos objetivos. Varias décadas después Wade Davis visitó Haití para estudiar la leyenda de los zombis y llegó a publicar dos libros, en los que concluía que una persona puede ser convertida en un zombi mediante el uso de dos sustancias en polvo.

Proceso de zombificación
Este proceso comienza con la elección de la víctima, a la que se decide someter. Una vez elegida, se le administran unos polvos en la bebida, sin que ella lo sepa. El ingrediente principal de estos polvos es la tetratoxina, sustancia que se extrae del pez globo, que habita las costas del Caribe y del Japón. La tetratoxina, un bloqueante neuromuscular, administrado a dosis semiletal, es decir inferior a un miligramo, es capaz de crear un estado de muerte aparente durante varios días, en los cuales el individuo sigue consciente a pesar de todo.

Sus familiares y amigos lo darían por muerto y lo enterrarían. Poco después del entierro, el hechicero procedería a desenterrarlo y a esperar que el organismo eliminara parte de esta sustancia tóxica. Cuando las constantes vitales se fueran normalizando, se administraría una segunda sustancia, esta vez una droga psicoactiva, del género del estramonio o datura. De esta forma se anula la voluntad de la persona y se la utiliza para trabajar en las plantaciones, robar o matar.

Temor a la zombificación
En el Haití actual y, pese a estar prohibida esta práctica, casi todos temen la posibilidad de que sus parientes fallecidos sean transformados en muertos ambulantes. Así, en las zonas rurales, los campesinos gastan sus escasos recursos para recubrir con pesadas losas las tumbas de sus parientes. También excavan las tumbas cerca de carreteras o caminos, para que los hechiceros,por miedo a ser descubiertos, no puedan llevar a cabo su cometido. En otras ocasiones, la familia del muerto vela la tumba durante noches seguidas hasta que el cuerpo se descompone y ya no pueda ser zombificado. En otras zonas, los muertos son enterrados en los patios de las casas para poderlos cuidar.

Los más temerosos toman medidas más drásticas para impedir que sus muertos ingresen en el oscuro mundo de los zombis; inyectan veneno en el cuerpo o sal, lo mutilan con un cuchillo, le rompen la cabeza. Una medida menos drástica consiste en colocar en la tumba agujas y carretes de hilo así como gran cantidad de semillas de sésamo; basándose en la creencia de que el espíritu del muerto estará entretenido enhebrando las agujas y contando las semillas y no escuchará la voz que le ordene salir de la tumba. Otra medida consiste en poner un cuchillo en las manos del muerto para que pueda defenderse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: