Archive for the Varios Category

Modificación Corporal

Posted in Body Art, Modificación Corporal, Mutilaciones, Operaciones y cirugías, Varios with tags , , , , on 21 agosto, 2011 by tanatopracticos

Humanos con cola

Posted in Malformaciones, Varios with tags , on 21 agosto, 2011 by tanatopracticos

La granja de Cadáveres

Posted in Cadáveres, Descomposición, Varios with tags , , on 10 junio, 2011 by tanatopracticos

Entrada principal a la Granja de Cadáveres

 

En Tenessee, Knoxville podemos encontrar un lugar muy especial: El Anthropological Research Facility, más conocido por Body Farm (” la Granja de Cuerpos”) donde 50 cadáveres están expuestos a diferentes condiciones ambientales: en el agua, sobre la tierra y al sol o protegidos por plástico, colgados de un árbol, metidos en un ataúd, decapitados, mutilados, semienterrados , encerrados en el maletero de un coche e incluso embalsamados. No nada caprichoso ni fruto de la mente de un psicópata, sino quizás el experimento más osado realizado en antropología forense.

Campo de entrenamiento: Agentes del FBI revisando todo, desde escarabajos hasta fluídos corporales

 

Así permanecen a su evolución durante días de paciente observación por el antropólogo para llegar a comprender el proceso postmorten que lleva a la completa descomposición e incluso desaparición de un cadáver. Quizás no exista otro método para llegar a conocer el momento en que se produjo la muerte.

La idea de esta granja tan especial fue de Bill Bass, quién aún sigue supervisando su granja aunque es su alumno Richard Jantz quién la dirige en la actualidad.

Tras una imprecisión en la datación de uno de sus casos, el del coronel Shy que había fallecido en la guerra de secesión, este antropólogo se puso por meta establecer con la mayor precisión posible la data de la muerte y para ello nada mejor que observar el cadáver en los diferentes medios en los que puede producirse su descomposición: nace la granja de cadáveres en 1977 que en la actualidad es única en el mundo. Allí se anota, día a día todos los procesos transformadores del cadáver y las diferentes influencias que modifican estos procesos.

Dr. Bass examinando un cadáver luego de una breve estadía a la interperie

 

En la putrefacción cadavérica hay cuatro fases que se suceden de forma más o menos regular : la más reciente es la fase cromática, que comienza a partir de las 24 a 36 horas, aunque es muy variable dependiendo de las condiciones medioambientales. La siguiente es la fase enfisematosa, donde el cadáver se hincha . La tercera fase es la colicuativa y por último la de reducción esquelética. Cada fase tiene su fauna característica. Insectos que al olor propio de cada estadío cadevérico, acuden al cuerpo y facilitan su destrucción. Pero esto también es muy variable. Los insectos tienen sus preferencias y necesitan unas condiciones para poner sus huevos, desarrollarse y pasar a la siguiente fase de larva e insecto adulto. Algunos no acuden al cuerpo sino hay luz, o sol, o si se modifica la temperatura o la humedad. Estos cambios pueden propiciar que un cadáver no tenga fauna o que sea colonizado por un tipo diferente de insectos a los que eran de esperar para el lugar donde fue hallado.

El antropólogo forense Bill Bass, izquierda, y su co-autor, Jon Jefferson, examinan un cuerpo

 

El estudio de estos ciclos, de estas transformaciones en el cadáver son de esencial valor en la datación de la muerte y no pocas veces ayudan a ajustar el tiempo transcurrido desde la misma, el lugar donde ocurrió, que no siempre es el mismo donde fue hallado el cuerpo, e incluso las circunstancias en que ocurrió, ya que por ejemplo, en las heridas y orificios causados por armas de fuego, armas blancas y otros agentes lesivos, suelen iniciar la colonización algunos tipos de insectos y a veces, aunque el cadáver esté parcialmente destruido, puede orientar sobre la localización de determinadas lesiones . Este tipo de descomposición se llama descomposición diferencial y pone sobre aviso al investigador.

Cuerpo de aproximadamente 15 días

 

Encontrar insectos diferentes o de varias especies simultaneamente, puede hacer sospechar el traslado del cuerpo del lugar donde se cometió el crimen. El ciclo de los insectos tiene un patrón muy definido. Este este hecho lo que le da valor como elemento objetivo para determinar el intervalo postmorten.

Gusano típico

 

En torno a los factores de la descomposición del cadáver no se deja ningún dato al azar y también el olor que desprende puede ser objeto de análisis científico y muy útil a la hora de localización de personas desaparecidas de las que se sospecha su muerte. Por ejemplo, los perros entrenados para localizar cadáveres detectan los marcadores biológicos que desprende el cuerpo en descomposición. Se está ensayando con las llamadas ” narices artificiales” que serían capaces de responder a estos mismos estímulos absorbiendo el aire que se inyecta a un tubo y después a un espectrofotómetro de masas que identifica los compuestos químicos específicos. Esto ayudaría a localizar con una unidad portátil un cadáver a distancia.

Otras cuestiones de interés en investigación criminal son el foco de atención de la antropología forense, como los casos de cadáveres parcialmente destruidos por el fuego. En la granja se realizan también experimentos en este tema para conocer los efectos del fuego sobre el cadáver, de gran ayuda para diferenciar si el cuerpo hallado en el foco de un incendio era ya cadáver al producirse este. Un ejemplo: el cuerpo carbonizado suele adoptar la postura del boxeador con los músculos de los brazos, dedos y piernas flexionadas en postura pugilística ; si en cuerpo carbonizado , hallado en un incendio no adopta esta postura podemos sospechar que no murió en el incendio.

 

Una muerte en Haití con premio

Posted in Crimenes, Varios with tags , on 26 mayo, 2011 by tanatopracticos

Esta imagen fue tomada por el fotorreportero Paul Hansen y resulto premiada en la ultima edición de los premios SPoY (Premios Suecos a la Foto del Año). Muestra el cadáver de Fabienne Cherisma, de 15 años, asesinada por la policía el 19 de enero del 2010 en Haiti. La chica, que trabajaba en un puesto de venta callejero, fue asesinada por la policía durante un tiroteo con unos saqueadores.

Curiosidades sobre la incineración

Posted in Varios with tags on 17 mayo, 2011 by tanatopracticos

La temperatura de las incineradoras alcanza los 1.000° C y se consigue con gas natural. A pesar de esos altos niveles de calor, se requieren varias horas para completar una cremación, aunque también depende de si el difunto es obeso, ya que la grasa corporal combustiona más fácilmente.

John Brian y la muerte derrotada

Posted in Animales, Mutilaciones, Operaciones y cirugías, Varios with tags , , , on 9 mayo, 2011 by tanatopracticos

HOLGUIN.- Un can de pelea fue dramático eje de esta historia. Animal diseñado genéticamente para combatir, el Stafford Chaire Terrier es, siempre, un arma terrible de afilados dientes y tremenda fuerza, una biomaquinaria para matar…
Cuando ataca su furia es inaudita. Los ojos inyectados de sangre, la boca llena de espuma y saliva gruesa…Nada entonces lo detiene. Clavará una y mil veces los colmillos, fijará como tenazas las mandíbulas. No dejará escapar la presa, hasta que esta sea una masa amorfa, triturada, desgarrada, muerta.

Generalmente, por instinto, no hace objeto de su ira al hombre. Pero si un día lo convierte en presa, muy pocos pueden contar sin mutilaciones la experiencia. Más, si su víctima es un niño y pequeño, escalofría tan solo el imaginarlo.
Eso ocurrió con el inquieto y vivaz John Brian Núñez Ramírez, de cuatro años, vecino del barrio de Punta Gorda, de la ciudad de Moa, capital de la minería niquelífera cubana, el 20 de enero último.
En tan terrible trance lo colocó una apetitosa guayaba, que pretendió alcanzar. No vio el inmenso peligro que acechaba en la cercanía del Guayabo. No lo conocía tampoco. Sus ojillos alegres e inocentes solamente miraban el fruto incitante. Pero…
AL FILO DE LA MUERTE
En estado sumamente comprometido para su vida, llegó al pediátrico provincial Octavio de la Concepción, de la ciudad de Holguín. Ya había recibido los auxilios iniciales en el hospital doctor Guillermo Luis Fernández Hernández-Baquero, de Moa. Una lucha sin cuartel por salvarle la vida había iniciado. Casi cinco meses pasados, el triunfo de la ciencia se convirtió en certeza. La muerte era derrotada.
“¡Yo tenía pelos! Un perro se los comió”, dijo juguetón a mi colega Lourdes Pichs, del semanario ¡Ahora!, John Brian unas horas antes de que lo retornaran a ese, el terruño de tierra rojiza que habita con sus padres.

CONTRA LA PARCA
La magnitud de las heridas, en particular el arrancamiento literal de gran parte del cuero cabelludo (que dejó al desnudo el cráneo en buena medida) y de parte del pabellón auricular derecho, planteó una situación inédita, máxime cuando no se localizó referente alguno en la literatura médica que permitiera orientarse.
Había que actuar con suma rapidez y precisión, experiencia y profesionalidad. Cada minuto era importante. Cráneo expuesto, mucha sangre perdida, la posibilidad de infecciones oportunistas, traumas físico grave y psicológico, así lo exigían.
Durante dos meses y días, la lucha se centró en preservarle la vida, amenazada al límite varias veces por sepsis, desnutrición y hepatitis séptica.
Para el doctor Luis Rodríguez, jefe de Terapia Intensiva, es “una experiencia única”, por la cantidad de tejido perdido por el niño, por las complicaciones del cuadro clínico.
Pero ya medianamente estabilizado, correspondió a los Caumatólogos entrar en acción. Cubrir el cráneo expuesto para impedir la necrosis ósea era el camino ante los especialistas Jorge Márquez y Jorge González.
La técnica quirúrgica aplicada, compleja y paciente para permitir la granulación del tejido, consistió en la apertura de multitud de pequeñas perforaciones y canales de comunicación entre ellos, para facilitar injertos de piel.
Cuatro sesiones quirúrgicas, en medio del delicado estado del niño, devinieron desafío.
Aún con una escasa granulación realizaron un primer intento exitoso con tejido del padre, que posibilitó crear las condiciones para el implante definitivo con piel de los muslos de John Brian, conseguido satisfactoriamente.
Entonces se respiró con alivio. La vida del niño estaba asegurada. EN CASA
John Brian es alegría. De nuevo el solecito del hogar. Vital, travieso, sin plena conciencia del drama por vivido, está de nuevo en casa. Un día sabrá aquilatar el inmenso esfuerzo realizado para preservarle la existencia, del amor de los trabajadores de los servicios de Terapia Intensiva y Caumatología, de las enormes preocupaciones generadas, del sufrimiento de mamá y papá. Ahora el sonríe y habla del “perro que le voló encima” con la inocencia de sus cuatro años. Él no sabe…Mientras, hechos similares pudieran repetirse.

Ataque de un perro

Posted in Animales, Varios with tags , on 8 abril, 2011 by tanatopracticos